domingo, 19 de mayo de 2013

Del aborto.


Artículo 144. Provocación de un aborto sin consentimiento o con anuencia.

El que produzca el aborto de una mujer, sin su consentimiento o sin contar con el correspondiente informe facultativo, será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria, o para prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos, públicos o privados, permanentemente.

Las mismas penas se impondrán al que practique el aborto habiendo obtenido la anuencia de la mujer mediante violencia, amenaza o engaño.

2. En todo caso, el juez o tribunal impondrá las penas previstas en este artículo en su mitad superior cuando el aborto se haya practicado a partir del tercer mes de gestación*.

Artículo 145. Provocación de un aborto con consentimiento fuera de los casos permitidos por la Ley.

1. El que produzca el aborto de una mujer, con su consentimiento, fuera de los casos permitidos por la ley será castigado con la pena de prisión de tres a seis años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria, o para prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos, públicos o privados, permanentemente. El juez podrá imponer la pena en su mitad superior cuando los actos descritos en este apartado se realicen fuera de un centro o establecimiento público o privado acreditado.

2. La mujer que produjere su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, fuera de los casos permitidos por la ley, será castigada con la pena de prisión de uno a dos años.

Artículo 146. Aborto por imprudencia grave o impericia profesional.

El que por imprudencia grave ocasionare un aborto será castigado con la pena de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses.

Cuando el aborto fuere cometido por imprudencia profesional se impondrá asimismo la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de uno a tres años.

La embarazada no será penada a tenor de este precepto.


*NOTA: ¿Por qué tres meses? Se ha considerado que el riesgo de padecer un aborto en los primeros tres meses de embarazo es bastante probable, por lo que a la hora de realizar este código penal, hemos querido evitar al máximo los errores que se puedan producir en este primer período. Por ello, ante accidentes normales y cotidianos (caídas, resbalones o cualquier otra circunstancia), no vemos necesario proceder a castigar acciones que puedan constituirse por causas ajenas al médico o a la paciente embarazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.