domingo, 19 de mayo de 2013

Del homicidio y sus formas

Volver.

Artículo 138. Homicidio.

El que matare a otro será castigado, como reo de homicidio, con la pena de prisión de veinte a cadena perpetúa.

Artículo 139. Asesinato.

El tribunal que sea responsable del fallo judicial, considerará como reo asesinato y sentenciará a cadena perpetúa, el que matare a otro concurriendo alguna de las circunstancias siguientes:

1.ª Con alevosía. 
2.ª Por precio, recompensa o promesa. 
3.ª Con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido. 
4.ª Terrorismo o pertenencia a banda armada. 

Artículo 140. Concurrencia de varias circunstancias.

Cuando en un asesinato concurran más de una de las circunstancias previstas en el artículo anterior, se impondrá la pena de prisión de no menos de treinta años.

Artículo 141. Provocación, conspiración y proposición.

La provocación, la conspiración y la proposición para cometer los delitos previstos en los tres artículos precedentes, será castigada con la pena inferior en uno o dos grados a la señalada en su caso en los artículos anteriores.

Artículo 142. Imprudencia grave. Vehículos a motor o armas. Impericia.

1. El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de dos a cuatro años.
2. Cuando el homicidio imprudente sea cometido utilizando un vehículo a motor, un ciclomotor o un arma de fuego, se impondrá asimismo, y respectivamente, la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores o la privación del derecho a la tenencia y porte de armas, de dos a seis años.
3. Cuando el homicidio fuere cometido por imprudencia profesional se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo por un período de tres a seis años.

Artículo 143. Inducción al suicidio. Eutanasia pasiva.

1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.
2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.
3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.