domingo, 27 de julio de 2014

Relaciones con la Unión Europea.

Salvo sorpresa y en tanto en cuanto no se comiencen las reformas pertinentes para la integración de los países miembro dentro de una auténtica cohesión, la Unión Europea está abocada al fracaso o, lo que es peor , la creación de europeos de primera y segunda clase. 

Para la defensa equitativa de los intereses europeos, lo primero que España debe exigir bajo la democracia orgánica es la igualdad en el número de miembros en el Parlamento Europeo. En el caso del grupo parlamentario español, estaría presidido por el Jefe del Estado y compuesto como mínimo por el Primer Ministro y el Ministro de Exteriores de nuestro país.

Por ello, ya no es necesario disponer ni del Consejo europeo ni del Consejo de Europa, ya que dentro del Parlamento deberá elegirse un Presidente que representará los intereses europeos, o al menos, así lo solicitaremos. Así conseguiremos un ahorro que podremos emplear en otros menesteres. 


España reclamará la creación de un ejército europeo autónomo y libre de intereses ajenos de la Unión, costeado por todos los Estados miembro y cuyas bases deberán establecerse en los extremos y centro de la Unión. Una de estas bases, necesariamente deberá estar en España o Portugal. Todo ello dentro de un marco bien preestablecido de política exterior.

El Tribunal de Justicia deberá tener necesariamente un juez de cada país miembro. En el caso español, deberá ser elegido periódicamente por el máximo órgano de gobierno del Poder Judicial de nuestro país; El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)

El Banco Central Europeo deberá gozar de la independencia suficiente como para administrar adecuadamente los presupuestos de la Unión. Consideramos imprescindible que la Unión Europea se financie en mercados ajenos al europeo, y sean distribuidos entre sus miembros con equidad e igualdad.

Así mismo, el BCE deberá erigirse como un verdadero órgano de control sobre cuentas de los Estados miembros donde la Reserva Nacional de España cooperará activamente, previniendo en todo caso, la caída en el déficit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.